Este verano vacune a su preadolescente

Debido a que la mayoría de los preadolescentes reciben sus vacunas en el mes de agosto antes de que comiencen las clases, puede ser difícil que su hijo pueda ver a su médico o enfermero. Haga una cita para vacunar a su hijo más temprano este verano, ¡antes del ajetreo del regreso a la escuela!

Hay cuatro vacunas recomendadas para los preadolescentes para ayudar a proteger a sus hijos, así como a sus amigos y familiares, contra enfermedades graves. Mientras que sus hijos deben recibir la vacuna contra la influenza cada año, deben ponerse las otras tres vacunas para preadolescentes cuando tengan entre 11 y 12 años de edad.

¿Qué vacunas se recomiendan para mi hijo preadolescente?

Tanto los niños como las niñas deberían recibir las siguientes vacunas cuando tengan entre 11 y 12 años:

  • Vacuna contra el VPH
    La vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) ayuda a proteger contra las infecciones causadas por estos virus que producen cáncer. Todos los niños y las niñas deberían terminar de recibir la serie completa de la vacuna contra el VPH antes de cumplir los 13 años.
  • Vacuna antimeningocócica conjugada cuadrivalente
    La vacuna antimeningocócica conjugada cuadrivalente protege contra algunas bacterias que pueden causar infecciones en el recubrimiento del cerebro y la médula espinal (meningitis) y en el torrente sanguíneo (bacteriemia o septicemia). Estas enfermedades pueden ser muy graves, e incluso mortales.
  • Vacuna Tdap
    La vacuna Tdap provee un refuerzo para continuar la protección desde la niñez contra tres enfermedades graves: el tétanos, la difteria y la tosferina (también conocida como pertussis o tos convulsa).
  • Vacuna contra la influenza
    Los preadolescentes y los adolescentes deben recibir la vacuna contra la influenza (gripe) cada año, antes de fines de octubre si fuera posible. Es muy importante que los preadolescentes y adolescentes con afecciones crónicas, como el asma o la diabetes, reciban la vacuna contra la influenza; pero la influenza puede ser grave incluso para los jóvenes sanos.

Asegúrese de preguntarle al médico si su hijo preadolescente está al día con todas las vacunas que necesita. Es posible que tenga que recibir vacunas para “ponerse al día” con las que no recibió cuando era más pequeño.

Algunos preadolescentes y adolescentes pueden desmayarse después de recibir una inyección o de hacerse cualquier otro procedimiento médico. Sentarse o recostarse al ponerse una vacuna, y mantenerse en esa posición por unos 15 minutos después de recibir la inyección puede ayudar a evitar un desmayo. La mayoría de los efectos secundarios de las vacunas son muy leves, como enrojecimiento o dolor en el brazo, especialmente si se comparan con las enfermedades graves que estas vacunas previenen.

¿Necesita ayuda para pagar por las vacunas?

La mayoría de los planes de seguro médico cubren el costo de las vacunas. Si no tiene seguro, o si su seguro no cubre el costo de las vacunas, el programa Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) podría ayudar. El programa Vacunas para Niños (VFC) ofrece vacunas para niños de hasta 18 años que no tienen seguro, cumplen los requisitos para recibir Medicaid o son indoamericanos o nativos de Alaska.

fuente:https://www.cdc.gov