ICE: Las ciudades santuario son “mejores amigas” de los traficantes

El presidente Donald Trump dará mañana un discurso en Long Island (Nueva York) para promocionar su lucha contra la violencia de la Mara Salvatrucha (MS-13), anunció hoy el director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Thomas Homan.

“El presidente viajará mañana a Long Island para hablar sobre nuestra lucha para erradicar la violenta amenaza de la MS-13”, dijo en una rueda de prensa en la Casa Blanca Homan, uno de los miembros del Gobierno con mayor poder para decidir sobre inmigración y el arresto de extranjeros.

Trump dará su discurso en el condado neoyorquino de Suffolk, en Long Island, donde las autoridades federales han propinado duros golpes a la MS-13 con el arresto en junio de 39 personas y con la detención la semana pasada de más de 15 pandilleros acusados de cuatro asesinatos.

“Se están haciendo grandes progresos para liberar a nuestro país de miembros de la pandilla MS-13 y de pandilleros en general. ¡Hagamos a Estados Unidos Seguro de Nuevo!”, dijo hoy Trump en un mensaje en Twitter y en el que se hacía eco de su lema de campaña: “Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo”.

Es previsible que Trump aproveche su discurso mañana para arremeter contra las llamadas “ciudades santuario”, aquellas que se niegan a colaborar con las autoridades federales para deportar a inmigrantes y a las que el Gobierno ha acusado de refugiar criminales, incluidos pandilleros.

Precisamente, Homan aseguró que esas “ciudades santuario” se están convirtiendo en las mejores aliadas de los traficantes de personas, conocidos como “polleros” o “coyotes”.

“Las ciudades santuario son las mejores amigas de los traficantes de personas. Si eres un traficante de personas y estas metiendo a gente en este país, pues ya tienes un discurso de venta: ‘Podemos llevaros a una ciudad santuario, donde esa ciudad te ayudará a ocultarte de Inmigración’”, argumentó.

Ya en abril el Gobierno de Trump anunció el inicio de una política de “tolerancia cero” contra bandas criminales, como la Mara Salvatrucha, a la que las fuerzas del orden persiguen con el objetivo de bloquear sus fuentes de ingreso y menguar el número de pandilleros en sus filas.

Desde enero de este año, cuando Trump tomó posesión como presidente, 3.311 personas sospechosas de pertenecer a pandillas han sido arrestadas en todo el país.

Solo en Long Island, desde enero, ha habido 17 asesinatos atribuidos a miembros de la Mara Salvatrucha.

La Mara Salvatrucha fue creada en la década de 1980 en las calles de Los Ángeles (California, EE.UU.) y ha ganado gran fuerza en Centroamérica, especialmente en El Salvador.

fuente:https://mundohispanico.com