Estas son las posibles consecuencias del nuevo plan migratorio de Trump

No es oro todo lo que “reluce” en las optimistas proyecciones de los aliados de Trump. Su plan migratorio dañará la economía y alargará el tiempo de espera para inmigrar legalmente, creando más incentivos para hacerlo ilegalmente.

Si llegara a aprobarse, el proyecto de ley RAISE, presentado este miércoles por los senadores republicanos Tom Cotton y David Purdue  y respaldado por el presidente Trump tendrá, según los expertos, efectos profundos en la economía y el sistema migratorio del país.

A continuación algunos de estos posibles resultados. La lista fue desarrollada en base a la consulta con diversos expertos, economistas y catedráticos.

  • Alargará los tiempos de espera para inmigrar legalmente

Al cortar a la mitad la cantidad de visas para inmigrar legalmente al país, podría incrementarse el tiempo de espera para venir a este país de las personas que tratan de inmigrar de diversos países del mundo, sea por medio de un trabajo o un familiar.

Dependiendo de la cantidad de personas que intenta inmigrar a Estados Unidos de cada país y las cuotas por país, el tiempo de espera para una visa de inmigrante varía. En países como India, México y otros, esos tiempos ya son extremadamente largos y se alargarían aún más.

  • Impedirá patrocinar a hermanos, padres e hijos mayores de edad para residencia

Actualmente, un ciudadano o residente legal puede patrocinar a diversos miembros de su familia. Un ciudadano puede, por ejemplo, pedir a un hermano o hermana, a sus padres o a hijos mayores de edad, aparte de una esposa o hijos menores.  Esto también incluye a los familiares directos de los hermanos, como cónyuges e hijos pequeños.

Para un residente permanente, es posible pedir a cónyuges, hijos pequeños o hijos no casados mayores de edad.

Con el RAISE Act, ya no sería posible patrocinar a hermanos, hijos mayores de edad ni padres. La única excepción que establece el RAISE sería los padres enfermos o ancianos, que recibirían visas temporales y no una tarjeta verde, siempre y cuando el patrocinador garantice un seguro médico y manutención para ellos.


El gobierno de EEUU busca evitar que extranjeros que arriban con visa se queden más del tiempo permitido. Getty Images
  • Cortes a la inmigración familiar podrían desalentar a inmigrantes calificados

Los críticos de la ley consideran que al restringir la potencial inmigración de ciertos miembros de una familia, hará que inmigrantes cualificados lo piensen dos veces antes de inmigrar permanentemente a este país, con el objetivo de hacerse ciudadanos y establecerse aquí.   Esto sería contrario al supuesto objetivo del proyecto de ley.

  • Generará más inmigración indocumentada

El sistema de inmigración por un trabajo cambiaría a un sistema de puntos en el cual se daría prioridad a personas con mayor educación, capacidad de sostenerse económicamente previamente comprobada y que tengan dominio del inglés.

Esto podría beneficiar a ciertos migrantes cualificados y técnicos, pero los expertos anticipan que limitará aún más que el actual sistema, la entrada de trabajadores para la agricultura, turismo, servicios y otras categorías, generando más inmigración indocumentada.

Cuando la ley de Arizona y otras leyes estatales resultaron en la huída de trabajadores migrantes de esos estados, resultó evidente que no había suficientes estadounidenses disponibles para esos trabajos, aún cuando aumentaron los salarios.

  • Afectará el crecimiento económico de Estados Unidos 

Son numerosos los economistas que han estudiado este fenómeno: los inmigrantes no solo son trabajadores, sino que también son consumidores, pagadores de impuestos, etc.  Un recorte en el crecimiento de la fuerza laboral estadounidense reducirá el producto interno bruto y el crecimiento económico.

La razón por la que la reducción en inmigrantes afectará la economía tan profundamente, es porque la población estadounidense nativa está envejeciendo y la población inmigrante es más joven.


Trump ha logrado su cometido reduciendo el número de visas otorgadas. Getty Images

El impacto también se sentirá en el fondo del seguro social, al que los inmigrantes legales e indocumentados contribuyen miles de millones de dólares anualmente y podría afectar su solvencia.

  •  No se ha comprobado efecto positivo en trabajos o salarios

Ya son varios los estudios que han demostrado que expulsar o cortar a un trabajador inmigrante de la economía no necesariamente crea un trabajo para un estadounidense.

Aún George Borja, de Harvard, el economista más escéptico en este tema, halló  que los trabajadores inmigrantes no reducen los salarios de los nativos. De hecho, solamente tienen un impacto pequeño en 9% de la población que son estadounidenses sin educación. El resto se beneficia.

Otros catedráticos estudiaron el efecto de la deportación masiva de 1.5 millones de mexicanos al finalizar el programa bracero en los años cincuenta, y esto no resultó en la creación de empleos para estadounidenses.


La agricultura resulta afectada por las deportaciones. DAVID MCNEW/AFP
  • Menos visas para refugiados y contribución humanitaria hacia el mundo

El proyecto establece un máximo de 50,000 visas para refugiados y transfiere así la autoridad de dictar el número de estos que vienen a Estados Unidos, que ahora descansa en el ejecutivo.  Esto eliminará la autoridad del presidente de la nación para flexibilizar la contribución humanitaria de Estados Unidos, en momentos en que la cantidad de desplazados y refugiados en el mundo está en crecimiento.

  • Reduciría las vías legales de inmigración de latinoamericanos

El proyecto de ley afectaría negativamente la migración de América Latina y de países en vías de desarrollo, debido a que esta viene principalmente por inmigración familiar y los que buscan emigrar generalmente son los más necesitados y con capacidad de trabajo, pero con diversos niveles de educación.

fuente:https://eldiariony.com/